fbpx

Liderazgo en tiempos de crisis; importancia de las habilidades blandas

Ahora, cuando el elemento constante es el cambio y la incertidumbre ocupa un lugar como nunca, el liderazgo se pone a prueba para afrontar el futuro. ¿Qué se requiere? ¿Cómo debemos mirar al líder? ¿Qué debemos hacer para lograr la confianza y cohesión del equipo de trabajo?

 

El principal desafío que debe enfrentar un líder en tiempos de crisis es conseguir que las amenazas, problemas y debilidades se conviertan en áreas de oportunidad. Sí, es fácil escribirlo, pero llevarlo a la práctica requiere, aparte de voluntad, conocimiento; es decir, saber qué se necesita para lograr la transformación de algo negativo a positivo.

 

Muchos han escrito sobre este tema. Podemos encontrar decenas, si no es que centenas, de artículos y libros, pero el principal reto no es acumular la información y clasificarla por autor o enfoque, sino aplicar las acciones para enfrentar las situaciones críticas como las que nos toca vivir actualmente que encierra incertidumbre sobre una nueva época, la de la nueva normalidad, donde el líder, como facilitador que anticipa los cambios y dota de recursos a su equipo de trabajo, desconoce a ciencia cierta qué sigue, por lo tanto, requiere redireccionar su energía para encontrar las nuevas oportunidades y afrontar los retos que estas implican.

 

Para lograrlo es necesario mantener el optimismo e inspirar confianza, así como motivar y persuadir a los demás de que en conjunto se pueden alcanzar las metas; para ello el líder debe establecer objetivos alcanzables y de corto plazo de acuerdo con las circunstancias de cada empresa y aprovechar las distintas habilidades y competencias de los miembros del equipo.

 

No se debe olvidar que en tiempos de crisis, el miedo, la angustia y estrés, son emociones latentes que pueden resultar perjudiciales para el desempeño óptimo de un equipo de trabajo, por lo tanto, el manejo del estrés laboral puede ser un catalizador de conflictos laborales y el líder debe tener la capacidad indispensable para lograr la participación, cooperación y colaboración activa para evitar que el estrés laboral impida mantener al equipo cohesionado y en busca de un objetivo común. La Organización Internacional del Trabajo considera al estrés laboral una enfermedad peligrosa que en Latinoamérica, al menos, 33% de los trabajadores experimentan.

 

De ahí que el líder deba tener en cuenta este aspecto, entre otros más, que le delinearán su perfil, el cual debe tener los elementos para hacer una combinación de habilidades sociales, comunicacionales, rasgos de personalidad y valores adquiridos, es decir, conjuntar las habilidades blandas de las cuales dependen el 85% del éxito laboral (solo el 15% proviene de conocimientos o habilidades técnicas), según una investigación de la Universidad de Harvard, la Fundación Carnegie y el Centro de Investigación de Stanford.

 

En ese sentido, hoy el liderazgo, el de los tiempos de crisis, requiere de las siguientes habilidades blandas:

 

  1. Autoliderazgo. Si uno no se lidera ni se conoce a uno mismo, no tendrá éxito en hacerlo con un equipo de trabajo.
  2. Comunicación efectiva. Facilita las condiciones para establecer relaciones fluidas, minimizar los posibles conflictos dentro de una organización y en un equipo de trabajo.
  3. Inteligencia emocional. Es la capacidad de ser conscientes de las emociones que vivimos para comprenderlas y aprender formas de influir en ellas para un accionar efectivo. Saber cómo gestionarlas permitirá que el líder y su equipo sobrelleven la situación de manera más efectiva.
  4. Relaciones basadas en la confianza. Diversos estudios confirman que los seres humanos somos muy productivos en ambientes donde confiamos tanto en los miembros del equipo como en las decisiones de los líderes.

 

Hacer un listado podría ser atrevido, pero las habilidades mencionadas son importantes para que el líder demuestre su capacidad en tiempos de incertidumbre donde la falta de confianza, comunicación e inteligencia emocional se pueden convertir en riesgos. Se han preguntado ¿qué pasaría si no hay confianza en este momento en el que la cantidad de cambios que estamos viviendo requiere transparencia e integridad y movernos rápidamente?

Abrir chat