fbpx

Igualdad de género para el desarrollo económico

¿Cómo reducir la brecha de género?

 

El empoderamiento de las mujeres es un imperativo mundial; más allá de consideraciones éticas y de justicia social, su inclusión en la economía, sobre todo en los espacios de toma de decisión, representa una gran oportunidad para el desarrollo económico con crecimiento inclusivo.

 

En México las mujeres son representadas en todos los niveles de la jerarquía corporativa y ganan menos y tienen menos probabilidades de ser promovidas que los hombres. De acuerdo con el estudio “Una ambición dos realidades” (Women Matter México) de McKinsey & Company, las mujeres en México están subrepresentadas en todos los niveles jerárquicos, ganan menos que los hombres y tienen menos probabilidades de ser promovidas. Mientras que 9 de cada 10 mujeres y hombres aspiran a cargos directivos de alto nivel, solamente 3 de cada 10 mujeres creen poder lograrlo.

 

Datos contundentes

 

Sin embargo, la evidencia estadística es contundente: una mayor participación de las mujeres en posiciones de liderazgo genera un impacto positivo en la rentabilidad, competitividad e innovación de las empresas, lo que implica contar con más elementos para un desarrollo sostenible de los países.

 

Una investigación del Fondo Monetario Internacional de 2019 muestra que si el empleo de las mujeres fuera igual al de los hombres, las economías serían más resilientes y el crecimiento sería mayor, y que cerrar la brecha entre el empleo de hombres y mujeres podría, en promedio, aumentar el PIB en 35%.

 

En cuestión de rentabilidad está documentado el impacto positivo que tiene la igualdad de género para el desarrollo económico y social de los países. La incorporación de una mujer en la alta dirección de una empresa o en la junta corporativa se asocia con un rendimiento de los activos de ocho a 13 puntos base más.

 

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo indica que, en términos de empoderamiento, la representación de las mujeres en puestos de alta dirección y toma de decisiones es notoria en América Latina donde el porcentaje de mujeres en consejos de administración se encuentra entre los más bajos con alrededor del 16% de participación; México se encuentra al final de la lista de América Latina con 6%.

 

Pero, ¿qué tan importante es la igualdad? El estudio de Mckensey Global Institute (El poder de la paridad: Cómo avanzar en la igualdad de género puede añadir 12 trillones de dólares al crecimiento mundial) indica que si se cerrara la brecha de género y las mujeres pudieran participar equitativamente en la economía, añadirían 12 billones de dólares al PIB mundial en 2025, y si desempeñan un papel idéntico al de los hombres en los mercados laborales se podría agregar hasta 28 billones de dólares o el 26% al PIB anual mundial para el mismo periodo.

 

No obstante, la mayor presencia observada de las mujeres en espacios operativos y administrativos sugiere que, a pesar de un mayor acceso al mercado laboral, la posibilidad de ascender en la jerarquía se mantiene reducida, ya sea por factores culturales o personales.

 

Según las estimaciones de World Economic Forum (WEF) en el Informe global de la brecha de género 2020, la diferencia de oportunidades se amplía más debido a que siguen prevaleciendo algunas prácticas de remuneración diferenciada por género para puestos de trabajo similares, en promedio la brecha salarial entre hombres y mujeres asciende a 40%.

 

¿Es cuestión de tiempo?

 

Según el informe del WEF, al ritmo actual de progreso, para cerrar la brecha de género en los ámbitos de la política, la economía, la salud y la educación, todavía faltan casi 100 años para alcanzar el objetivo. El organismo indica que los países nórdicos siguen a la cabeza de la paridad de género. Islandia (87.7 %) es el país con mayor igualdad de género, seguido de Noruega (84,2 %), Finlandia (83.2 %) y Suecia (82.0 %). El resto de las economías que ocupan los 10 primeros puestos son Nicaragua (80.4 %), Nueva Zelanda (79.9 %), Irlanda (79.8 %), España (79.5 %), Ruanda (79.1 %) y Alemania (78.7 %).

 

Entre los países que más han mejorado este año se encuentran España en Europa Occidental, Etiopía en África, México en América Latina y Georgia en Europa Oriental y Asia Central. Todos estos países han subido más de 20 puestos en la clasificación, sobre todo gracias a sus avances en la dimensión de empoderamiento político.

 

La región de América Latina y el Caribe ha reducido el 72.1% de su brecha de género hasta la fecha, registrando un avance del 1% con respecto al año pasado. Al ritmo actual, esta región tardará 59 años en cerrar la brecha de género. ¿Qué se debe hacer para disminuir el tiempo para reducir la brecha? La pregunta queda abierta.

Created with Visual Composer
Abrir chat