fbpx

Todos con todos: innovación tecnológica en el sector financiero

Vivimos en un constante cambio en el que la tecnología, en todos los ámbitos de nuestra vida y en la sociedad, tiene un papel fundamental. Hay muchos sectores que no se entenderían hoy sin el uso de la tecnología; el sector financiero es uno de ellos. La innovación financiera a través de la creación de nuevos instrumentos o servicios proporciona nuevas oportunidades, complementa los mercados y reduce los costos de transacción; en general, transforma los procesos y la forma de canalizar las relaciones con los clientes o usuarios.

 

Su propósito es satisfacer las necesidades que surgen por los cambios en el entorno económico y financiero para generar crecimiento para las empresas financieras y los mercados en que se desarrollan. La transformación ha sido rápida y holística.

 

Por ejemplo, datos de la Asociación de Bancos de México (ABM) indican que a los bancos les tomó cerca de 52 años construir 1.5 millones de puntos de contacto con sus clientes (sucursales, cajeros y corresponsales) y en los últimos siete años ya tiene cerca de 49 millones de clientes que ligaron su cuenta a un celular, por lo que técnicamente ya tienen 49 millones de puntos de compra. Una cantidad muy grande que crecerá, por ejemplo, por otra facilidad regulatoria, resultado de una innovación tecnológica: la apertura remota de cuentas tanto de captación como para operaciones de crédito.

 

En los últimos años todos hemos sido testigos de la incorporación de la tecnología; por ejemplo en cuestiones tributarias con la facturación electrónica; en el mercado de valores en la forma en que se efectúan operaciones de captación y colocación de dinero; en las operaciones de las entidades financieras con la irrupción de las Fintech que se especializan en un determinado servicio financiero aprovechando las tecnologías actuales (más fáciles de utilizar y de bajo costo); en el comercio con la facilidad de hacer compras remotas a través del e-commerce, que por cierto de marzo a diciembre de 2020, pasó a representar cerca del 30% de todas las operaciones bancarias, es decir, ganó casi 10 puntos porcentuales. Y qué decir de las Fintech que en los primeros tres meses del confinamiento, propiciado por la pandemia, registraron un crecimiento de 220%, un porcentaje elevado y muy significativo que estaba proyectado a cinco años.

 

Estos ejemplos muestran que la adopción de herramientas digitales es clave no solo para la industria Fintech sino también para otros sectores de servicios financieros como las SOFOMES que han visto la necesidad y la oportunidad de subirse a la transformación digital para que, a la vez que están en el proceso de cambio, continúen su crecimiento con las facilidades que la tecnología les da para eficientar sus operaciones, reducir sus costos y proporcionar una mejor experiencia a sus clientes.

 

La posesión de celulares, la capacidad de almacenamiento de grandes cantidades de datos y la inteligencia artificial, por ejemplo, abren el camino para un mayor incremento en el otorgamiento de crédito a personas y empresas, lo que representa una oportunidad para el sector SOFOM y también un reto porque la innovación tecnológica conlleva riesgos como los tecnológicos y de ciberseguridad.

 

Es un hecho que la innovación tecnológica no puede ser ignorada; entrar en el mundo de la transformación digital ha implicado, y lo sigue haciendo, responsabilidad y, ahora más que antes, trabajo conjunto (las mejores prácticas en el sector financiero y la tecnología de vanguardia), porque se ha generado una cadena en la que cada eslabón contribuye para hacer un todo holístico, en un contexto en el que cuando todos los participantes tenían todas las respuestas les cambiaron las preguntas.

Abrir chat