fbpx

Open banking, ¿solo cumplimiento o más allá de la obligación?

El sistema financiero internacional está cambiando; la tecnología, a la vez que facilitadora, se ha convertido en impulsora de los cambios a los que están respondiendo todos los involucrados, financieros y no financieros, para formar un ecosistema en el que las puertas están abiertas para proporcionar un mejor servicio a bajo costo y con muchos valores agregados, como es el caso del open banking.

 

A través del open banking se pretende que la información pública, agregada y transaccional de los participantes del sistema financiero, así como de los usuarios pueda ser intercambiada, con el fin de promover mayor competencia entre los intermediarios y ofrecer productos y servicios a la medida de los usuarios. Este tema que está evolucionando y revolucionando fue abordado por Lariza Galindo, líder de proyectos de innovación digital para servicios financieros (Digital Innovation for Inclusive Finace World Bank Group – IFC) en el marco de la Semana Digital Asofom.

 

De acuerdo con Lariza Galindo, a nivel mundial actualmente ya son más de 47 países que tienen o están considerando implementar algún esquema de open banking. En América Latina, México es un pionero al haber empezado hace dos años y proyectar terminar en el 2022 con la implementación de este estándar que requiere crear una cultura para maximizar sus beneficios.

 

Desde el punto de vista de Galindo, el alcance de la regulación mexicana es de los más amplios en todo el mundo, ya que la misión es que llegue a todas las entidades financieras, por lo que para 2021 está contemplado que las Instituciones Financieras No bancarias se incorporen a este esquema a través de exponer las transacciones de otorgamiento de crédito que dan a sus clientes, lo que significa que las Sofomes van a tener que exponer esa información por medio de APIs bajo los estándares de seguridad y de consentimiento que el regulador mexicano autorice.

 

El hecho de que el open banking esté programado para que impacte a todas las instituciones financieras en México, es considerado por Lariza Galindo, como algo bastante ambicioso en la regulación financiera mexicana, porque no se había visto en América Latina a un regulador que incluyera de primera instancia a todas las instituciones del país, aunque actualmente se registren retrasos en la publicación de los estándares debido a las circunstancias sanitarias por las que está atravesando el mundo.

 

¿Por dónde deben empezar las Sofomes para cumplir con el estándar de open banking?

 

La primera recomendación de Lariza Galindo es entender lo que implica esta tendencia, porque va a impactar el modelo de negocios de la organización; segundo, cuando ya se entienda el tema deben definir si se van a quedar en el nivel de cumplimiento o no, porque siempre habrá alguien que irá más allá y puede llegar a tener una oferta de valor más atractiva; y tercero, decidir cómo van a operar a partir del entendimiento para generar la estrategia.

 

Otra recomendación es generar una cultura de open banking e identificar cuáles son los activos que tiene la organización. El open banking normalmente trata de la exposición de datos, entonces vale la pena preguntarse ¿qué datos tengo como activos? ¿Soy fuerte entendiendo el perfil de un segmento específico? ¿Soy fuerte haciendo conocimiento del cliente o haciendo un tema de scoring?

 

Estas preguntas son importantes, dice, porque los datos son una parte del open banking y otra es compartir los servicios, por lo que vale la pena preguntarse ¿qué hago bien como servicio que también pueden convertirse en activos y compartirlos? ¿Conozco un tercero que quiera consumirlos y monetizar?

 

La monetización llega principalmente a través de los servicios, pues al final todo el mundo tiene que compartir los datos y muchas veces son datos que no logran monetizarse, al menos de manera directa, por lo que la invitación de Lariza Galindo es tener claro “si van a entrar mucho más allá del cumplimiento o van a tener mayor probabilidad de empezar a monetizar bajo esta tendencia”.

Abrir chat