fbpx

Bancos, Sofomes y Fintech juntos para privilegiar los puntos de encuentro

¿Qué tienen en común los Bancos, las Sofomes y las Fintech? Que estas entidades, entre otras, otorgan créditos pequeños, grandes, medianos, personales, etcétera, y hacen que el sistema financiero funcione y cumpla con su objetivo de mover el capital que es el motor de la economía, de ahí que sus integrantes requieran trabajar conjuntamente para alcanzar metas comunes en un entorno cambiante que requiere innovación, seguridad, cobertura, mitigación de riesgos y reducción de costos en los servicios y productos que ofertan.

 

Esa respuesta fue compartida por Alehira Orozco, presidenta de Fintech México; Luis Estévez, presidente de Unifimex; Juan Carlos Jiménez, director general de la Asociación de Bancos de México; y Fernando Padilla Ezeta, presidente Nacional de Asofom, en el panel Banca, Sofomes y Fintech ¡Enfrentando los retos, juntos somos más! que se llevó a cabo en el marco de la Semana Digital Asofom.

 

En ese panel, los dirigentes de las asociaciones que representan a prácticamente todos los sectores que forman el sistema financiero del país, analizaron y tuvieron coincidencias en torno a cuatro temas prioritarios para el desarrollo del sistema: educación financiera, tribunales especializados para atender los casos concernientes al sistema financiero, identificación universal del cliente y tecnología.

 

 

Retos y coincidencias

 

Las coincidencias se dieron por la madurez de los intermediarios financieros bancarios y no bancarios que, ante los retos que han implicado la tecnología y la innovación, requieren un ambiente de colaboración, sobre todo en el entorno que se vive por la pandemia del Covid-19, que ha metido un acelerador para la digitalización en las entidades financieras que requiere conectar a todos los jugadores del sistema.

 

“La pandemia incrementó el uso y la adopción de la tecnología financiera entre los mexicanos”, señaló Alehira Orozco, quien desde la asociación Fintech vio cambios pronosticados para cinco años en seis meses. “También vimos que en los tres primeros meses de las medidas de confinamiento creció 220% la atención a nuestros clientes en el sector Fintech porque no podían asistir en persona a solicitar productos como crédito, fondeo colectivo o procesar pagos”, por ello afirma que la adopción de herramientas digitales hoy se vuelve clave no solo para la industria a Fintech sino para otras ofertantes de servicios financieros.

 

Para Juan Carlos Jiménez es evidente lo rápido que se ha dado la transformación. “A los Bancos nos tomó cerca de 52 años construir 1.5 millones de puntos de contacto con nuestros clientes, es decir, sucursales, cajeros y corresponsales, y en los últimos siete ya tenemos cerca de 49 millones de clientes que ligaron su cuenta a un celular; tan solo de marzo a la fecha se vincularon 3.7 millones de cuentas a un celular; la tendencia ya venía pero se aceleró y generó retos en todos los sentidos y los sectores que participan es este ecosistema”.

 

Uno de los retos es la educación financiera cuyo nivel en México es bajo, a pesar de los esfuerzos de las autoridades, instituciones y asociaciones, por lo que se necesita que el mercado y los clientes entiendan sobre los productos financieros y conceptos básicos para lograr una mayor inclusión financiera.

 

Luis Estévez señaló que las Fintech están ayudando mucho en la educación financiera, en hacer las cosas para que se entiendan rápido y bien, pero “el cliente requiere de nuestro apoyo para entender los servicios financieros, si no se entienden no habrá productos”. Y dado el entorno tecnológico en el que estamos inmersos, Alehira Orozco considera que la educación se tiene que ampliar: abarcar no solo el ámbito financiero, también el tecnológico; “hay un reto: además de explicar los servicios financieros tenemos que abordar la migración a la parte tecnológica”, dijo.

 

Fernando Padilla Ezeta señaló que el tema de la educación financiera conecta con el del crédito a empresas y personas que tiene presente el problema del no pago, por lo que abordó el tema de los tribunales especializados, ya que un mal proceso judicial o un proceso complicado o la no recuperación de una garantía afecta a todo el mercado y a la penetración de crédito.

 

 

Mejores prácticas

 

Luis Estévez refirió que este tema está pendiente desde la reforma financiera del 2014, por lo que tienen que seguir presionando a las Cámaras de Diputados y Senadores para que asignen el presupuesto que ya estaba acordado para la formación de tribunales especiales. Ante esta necesidad instó a todas las asociaciones a juntarse para este objetivo con el que, desde el punto de vista de Juan Carlos Jiménez, no se trata de una lucha entre acreedores, acreditados y el estado de derecho, sino de tener la certidumbre de que si algo sale mal hay un proceso institucionalizado, predecible y con reglas claras en el marco del conocimiento de las condiciones específicas de la industria.

 

Sobre el tema de la identificación del cliente, los representantes de las asociaciones se pronunciaron por la creación de un centro de identificación conjunta con expedientes únicos que eviten la multiplicidad, no obstante la tendencia internacional que marca que cada intermediario debe tener su expediente para conocer bien al cliente y establecer su relación transaccional. De lograrlo, México sería un referente.

 

 

Coincidencias

 

Todos los participantes coincidieron en que deben construir sobre las convergencias, porque, como dice el lema del evento “juntos somos más”. Juan Carlos Jiménez que es importante trabajar de la mano con un diagnóstico común buscando acuerdos y dejando de lado las diferencias para privilegiar los puntos de encuentro y seguir avanzando en un proceso en el que se ha metido el acelerador.

Abrir chat