fbpx

Sofomes, la visión de Juan Pablo Graf, presidente de la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV)

Las Sofomes tienen un lugar importante en el Sistema Financiero Mexicano. Su participación en el otorgamiento de crédito, así como su contribución el PIB son una muestra de ello al igual que su desempeño como Intermediarios Financieros No Bancarios que saben manejar los riesgos y han acatado de buena forma las disposiciones de las autoridades pertinentes.

 

Juan Pablo Graf, presidente de la CNBV, señaló que en la institución que representa ven beneficios claros en el cumplimento normativo del sector Sofom porque los intermediarios se mantienen actualizados respecto a sus obligaciones y se ha dado el acercamiento con la autoridad supervisora como la CNBV, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), así como con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), lo que implica un avance y una posibilidad para que las Sofomes busquen incrementar su participación para otorgar crédito a los sectores desatendidos por la banca comercial como son microempresas, sectores rurales y mujeres.

 

En el marco de la Semana Digital Asofom, realizada del 26 al 30 de octubre, el titular de la CNBV señaló que, a pesar de que las Sofomes no reguladas son conocidas entre las empresas grandes, históricamente, 6 de cada 10 pequeñas y medianas empresas (Pymes) obtienen su primera línea de crédito por medio de una Sofom. Sin embargo, destacó que el conocimiento de las Sofomes varía con el tamaño de las empresas: 72% de las grandes las conocen, pero las micro y pequeñas no, “por lo que es necesario que cada vez más empresas tengan el conocimiento del sector, para que el potencial de crédito siga creciendo”, expresó.

 

Contribución

 

Respecto a la contribución de las Sofomes a la economía del país Juan Pablo Graf mencionó que, aunque en su gran mayoría este tipo de instituciones no están reguladas, por lo que es difícil estimar toda la cartera de crédito que tienen dispersada en el país, se calcula que son mil 700 entidades que tienen una cartera (entre las reguladas y no reguladas) equivalente al 3.5% como proporción del PIB.

 

“Es un sector relevante en la intermediación del crédito; a marzo de este año, hay una cartera que ha crecido en términos reales y con un nivel moderado de morosidad. Obviamente la banca comercial tiene una participación más importante en crédito a Pymes, pero las no bancarias tienen una importante penetración”, destacó.

 

Agregó que las Sofomes constituyen una fuente de financiamiento relevante para el sector privado y son actores clave para la inclusión financiera, por lo que es necesario que se den a conocer e incrementen su participación en el otorgamiento de crédito a los sectores en los que la banca comercial no tiene presencia.

 

Cumplimiento y disposición

 

Juan Pablo Graf Noriega mencionó que en los últimos años las autoridades han reforzado las medidas para prevenir cualquier cuestión de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo por medio de estas entidades que saben manejar los riesgos y han acatado de buena forma las disposiciones.

 

Mencionó como áreas de oportunidad para el sector la mejora de sus estándares en materia de gobierno corporativo y en el diseño y control de los procesos en el otorgamiento de crédito, por lo que instó a las Sofomes a evolucionar en la parte digital para ser parte de la transformación.

 

“Vemos la oportunidad en las Sofomes, así como en todo el sistema financiero, de utilizar la innovación tecnológica para hacer más eficiente los procesos, ampliar el alcance de los productos y reducir los costos para mejorar la experiencia del usuario”, concluyó el presidente de la CNBV.

Abrir chat