fbpx

Elecciones en Estados Unidos, un cambio en el futuro generacional

En medio de acusaciones, descalificaciones, improperios… crisis económica, sanitaria, climática, las elecciones de 2020 en Estados Unidos serán un evento muy disputado que va a impactar no solo a ese país sino al mundo y, por supuesto a México. ¿En qué sentido impactaría en nuestro país? La cercanía geográfica, así como los vínculos financieros y comerciales son un factor determinante.

 

Sin embargo, más allá del orden político y económico, su impacto social es crucial. De ahí que en los últimos meses se hayan retomado teorías que han analizado los ciclos históricos, y también las predicciones. Podrían pensarse que este último tema, tal vez, no tendría cabida en un espacio como este, pero es todo lo contrario desde el punto de vista del historiador Neil Howe quien predijo una grave crisis en 2020 y ahora advierte que este es un periodo peligroso en la historia.

 

Howe —historiador, economista y demógrafo— hizo su vaticinio sobre la base de una controvertida teoría que desarrolló en la década de 1990 junto a su colega William Strauss. Estudiando la historia de EE. UU. desde 1584, estos autores encontraron una serie de patrones que les permitieron explicar la evolución histórica de ese país a partir de los cambios generacionales.

 

El resultado se plasmó en 1991 en el libro Generations en el que Howe y William Strauss proponen la existencia de cuatro tipos de generaciones que coinciden con un determinado arquetipo. La primera generación de cada ciclo es como la primavera; surge tras una gran crisis y da lugar a sociedades ordenadas, con instituciones fuertes y un gran sentido del progreso colectivo. El individualismo no tiene cabida y lo que se impone son las culturas mayoritarias. Howe y Strauss la llaman “generación silenciosa”.

 

La segunda es como el verano. Se comporta de manera opuesta a la generación anterior puesto que hay una gran reafirmación del individualismo y una notable dificultad para adaptarse a las normas preestablecidas; es una generación apasionada y muy creativa, características que sirven para protagonizar grandes transformaciones en la cultura y en los valores.

 

La tercera generación corresponde al otoño y está delineada por un individualismo irresponsable, en el que prácticamente desaparece el sentido de comunidad o colectividad. Howe y Strauss dicen que predomina el cinismo y los malos modales y la autoafirmación de la individualidad al máximo, lo que provoca grandes focos de desigualdad e injusticia.

 

La cuarta generación corresponde al invierno y su característica es que se desata una gran crisis política y social con un renacer del sentido cívico y del valor de lo comunitario. Los autores indican que este ciclo coincide de forma habitual con una guerra o confrontación armada.

 

Neil Howe y William Strauss señalaron que han podido detectar esos ciclos particularmente en la historia de los Estados Unidos. Sin embargo, también los han visto en Europa del Este y en el sur y el este de Asia. De hecho, piensan que todo el mundo vive un ciclo similar, a partir de la Segunda Guerra Mundial.

 

Pero el trabajo no quedó ahí; después de Generations, Howe y Strauss siguieron con The Fourth Turning, que ahondó sobre la inminente calamidad. Neil Howe cree que el mundo ya está en la segunda mitad del cuarto giro. Esto significa que se vienen grandes transformaciones.

 

En 1997 al escribir en The Fourth Turning, Howe y Strauss advirtieron que, después de la crisis de 2020, el partido que estuviera en el poder en esa fecha en Estados Unidos “podría encontrarse fuera del poder por una generación”, similar a lo que pasó con los demócratas de 1860 y los republicanos de 1929.

 

Howe, ya sin Strauss pues murió en 2007, prevé un realineamiento generacional en la política estadounidense, argumento que se suma al escepticismo de otros en el sentido del desempeño de Trump en la Casa Blanca, su respuesta ante la pandemia, el calentamiento global y, en general, su postura ante la generación que Howe y Strauss bautizaron como “millennials” la cual, según Howe, a través del voto puede llevar hacia un cambio completo de las instituciones económicas, porque  los millennials sienten que quieren un gran cambio del liderazgo de los boomers en las instituciones públicas porque no son muy competentes como líderes cívicos. Y aunque el candidato demócrata, técnicamente es un boomer, Joe Biden pertenece a la generación silenciosa que ayudó a reconstruir la prosperidad de posguerra y a luchar contra el comunismo internacional. ¿Qué viene tras las elecciones? ¿El fin del cuarto ciclo para volver a comenzar?

Abrir chat