fbpx

Inteligencia Artificial y Fintech: disrupción y ventaja competitiva

Los servicios financieros han tenido que adaptarse para eficientizar procesos y costos, así como para mejorar la experiencia de sus clientes, esto provocó la irrupción de nuevos jugadores como las Fintech y con ellos una carrera en la que la inteligencia de los humanos y la artificial generada por la tecnología convergen para responder a la necesidad de crear herramientas comprensibles, fáciles de utilizar y que cumplan con las expectativas del usuario.

 

La Inteligencia Artificial (IA) no es nueva. Tiene más de medio siglo rondando en las cabezas de científicos, tecnólogos, académicos, empresarios, entrepreneurs y mucha gente más. En 1950 Alan Turing propuso en su ensayo titulado Computing Machinery and Intelligence —que sería conocido como el Test de Turing— una prueba de comunicación verbal hombre-máquina que evalúa la capacidad de las segundas de hacerse pasar por humanos, y seis años después John McCarthy, Marvin Minsky y Claude Shannon crean el termino de IA y hacen previsiones triunfalistas a 10 años que jamás se cumplieron, lo que desestimó mucho de lo que había detrás, como el argumento del matemático George Boole quien dijo en 1854 que el razonamiento lógico podría sistematizarse de la misma manera que se resuelve un sistema de ecuaciones, aseveración que quedó fundamentada cuando en octubre de 2015 AlphaGo se convirtió en la primera máquina en ganar a un jugador profesional de Go sin emplear piedras de handicap en un tablero de 19×19.

 

Esta pequeña reseña del origen de la IA es útil para entender el vínculo que hay entre la IA y las Fintech, porque las empresas de tecnología financiera están haciendo uso de la IA para crear mecanismos para solucionar problemas o realizar un servicio como lo haría un experto humano, lo que nos remite al ensayo de Turing; en tanto que si vemos que los servicios Fintech aplicando IA son capaces de ayudar al ahorrador en sus decisiones financieras (distribuir los ingresos, maximizar el ahorro, saber dónde invertir, etc.). estaríamos tocando los otros argumentos que llevan a argumentar que la IA está destinada a ser la clave de la disrupción y ventaja competitiva, porque las Fintech toman ventaja gracias a esta tecnología con la que obtienen el potencial de reducir costos, aumentar la productividad, medir el riesgo y evaluar los casos de fraude, así como mejorar la experiencia con el cliente. Veamos por qué.

 

Tres razones de peso

Con relación al riesgo y fraude, las herramientas de IA aprenden y trazan el comportamiento del usuario y buscan patrones que pueden usarse para aprender las capacidades de detección para proteger mejor a los consumidores (y a la propia compañía); a través de un software las empresas financieras detectan posibles fraudes y transacciones sospechosas, automatizan tareas de reporting y detectan turbulencias o riesgos potenciales en los mercados, a la vez que controlan el cumplimiento de la normativa vigente.

 

En cuanto a las relaciones con los clientes, las Fintech están utilizando sistemas orientados al cliente, como chatbots o sistemas de voz capaces de proporcionar una interacción similar a la humana con los consumidores para resolver problemas de manera efectiva, sin importar la hora del día. A su vez, los usuarios pueden realizar pagos y transacciones directamente utilizando chatbots, sin la necesidad de intervención humana o la descarga de aplicaciones, lo que da experiencias rápidas y personalizadas a una fracción del costo que pueden ser entregadas por asistentes virtuales basados en inteligencia artificial, que incluso pueden dar sugerencias financieras respaldadas por datos al aprovechar sus capacidades de minería y análisis.

 

Además, al aprovechar los datos del comportamiento del usuario se pueden realizar campañas y ofertas relevantes que pueden ayudar a la retención y lealtad del cliente, ya que se puede tener en cuenta la información del cliente para asegurarse de que se están ofreciendo los productos más adecuados en el momento oportuno.

 

Por lo que toca al crédito, la IA tiene el potencial para hacer que la decisión de crédito sea fluida, más rápida y más eficiente ya que se puede evaluar rápidamente la solvencia de un cliente, lo que permite a las empresas determinar si deberían otorgar crédito a ese cliente, y no solo eso sino qué tipo de soluciones podrían ser más efectivas para determinado cliente, además de verificar la solicitud, hacer un análisis de su situación financiera, toma de decisiones y desembolso de fondos.

 

Calidad y reducción de costos

Las Fintech han tenido que adaptarse a los nuevos tiempos y servicios en los que la IA tiene un papel preponderante. Según Autonomous, las tecnologías de inteligencia artificial permitirán a las instituciones financieras reducir sus costos operativos en un 22%, para 2030, año en el que según un estudio de PwC la IA podría contribuir hasta con 15.7 billones de dólares a la economía mundial, de esta cantidad 6.6 billones provendrían de una mayor productividad y 9.1 billones de los efectos secundarios del consumo.

 

Es definitivo la IA puede cambiar las reglas y el valor potencial que hay en los participantes. En las Sofomes están consciente de ello y adaptan aceleradamente las herramientas tecnológicas para la solicitud y respuesta de financiamiento con lo que contribuyen a una mayor inclusión financiera bajo la consigna de crédito para tod@s.

 

Abrir chat