fbpx

Transformación del negocio en la era digital

Si la transformación digital es la aplicación de capacidades digitales a procesos, productos y activos para mejorar la eficiencia, el valor para el cliente, gestionar el riesgo y descubrir nuevas oportunidades de ingresos, ¿qué debemos hacer para que nuestra empresa se transforme y se beneficie de lo que esta evolución implica?

 

La primera parte de la respuesta implica entender qué es la transformación digital, conocer los elementos que están inmersos y cómo estos se pueden adoptar y adaptar en las empresas. Big data, inteligencia artificial e internet de las cosas son solo algunos de los facilitadores para reorientar los modelos de negocio y entrar a la Cuarta Revolución Industrial, la cual, de acuerdo con Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del World Economic Forum, significa pasar de la era de la digitalización a la innovación basada en la combinación de los avances del mundo digital con los descubrimientos en otras tecnologías y áreas del conocimiento.

 

Partiendo de esta premisa los expertos indican que las empresas deben poner el foco en tres aspectos principales: los negocios, la gestión de la compañía y las herramientas. En los negocios considerando la estrategia comercial digital, la relación digital con clientes y consumidores y las plataformas, por ejemplo B2B y B2C; en la administración tomando en cuenta la gestión de datos, cloud, trabajo colaborativo, cuadros de mando visuales; y en las herramientas, considerando las que permitan tener un mayor control de las tareas que se hacen en la compañía, las prioridades de estas y si están alineadas con los objetivos de negocio, producción y operaciones, tomando en cuenta que aplicar tecnologías digitales al negocio no es transformación digital y puede resultar en una muy mala inversión si se hace sin una visión global.

 

Cambiar la forma de funcionar de un negocio para que utilice la tecnología eficazmente, mejore sus procesos, amplíe sus posibilidades y como resultado venda más es el objetivo de la transformación que tienen en la agenda más del 40% de las medianas empresas en México de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Mipymes del Inegi, Inadem y Bancomext en 2018. Según IDC, en 2018 sólo 23% de los corporativos en México habían iniciado la digitalización de sus procesos, y 33% consideraban este tipo de proyectos para 2019.

 

¿Evolucionar o morir?

 

Si bien el foco de la transformación digital está en los negocios, la gestión de la compañía y las herramientas, estos aspectos presentan obstáculos que se deben considerar para evitar: inversión (y su retorno), falta de iniciativa, dificultades técnicas (problemas de TI), seguridad y cultura empresarial.

 

Las empresas están reemplazando rápidamente sus interacciones tradicionales por experiencias digitales impulsadas por los avances tecnológicos, no solo por todas las ventajas que un proceso de transformación digital va a aportar a su entidad, sino simplemente por supervivencia. El beneficio de quienes ya están invirtiendo en tecnología es tangible. Las pymes que aplican soluciones tecnológicas incrementan sus ingresos 15% más rápido y crean empleos dos veces más rápido frente a las que desestiman la importancia de la tecnología, revela un estudio de Boston Consulting Group (BCG).

 

Lo más importante de la transformación digital de una pyme es que la dirección de la empresa tenga compromiso y visión, elija al equipo que liderará esta digitalización correctamente y exista una comunicación y formación interna de manera continua, sólo así, con un equipo unido y con visión digital, se podrá llevar a cabo. La transformación digital ha de ser un objetivo común en la compañía.

 

La rápida evolución de los procesos digitales exige a las pymes adaptarse a las tendencias y necesidades actuales, tanto del mercado como de los consumidores, ahora es el momento de evolucionar o morir.

Abrir chat