fbpx

Desde la Presidencia

Nos ponemos en sus zapatos

¡Tenemos que parar el índice de mortandad de las Pymes!

 

  • La difícil situación económica del país está provocando que muchas empresas cierren por falta de liquidez. Detener la tendencia requiere de voluntad y unir fuerzas. Las Sofomes de Asofom queremos ser parte de la solución.

 

En ocasiones anteriores he hablado sobre la difícil situación de una gran mayoría de los 4.1 millones de micro, pequeñas y medianas empresas que hay en México –que aportan cerca del 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 72% del empleo formal–, las cuales en condiciones normales del país tienen un índice de mortalidad elevado. Lo que ahora agregaré es que la crisis sanitaria por la propagación del Covid-19, que se ha convertido en una crisis económica sin precedentes, representa un golpe duro para estas entidades productivas que tienen una condición difícil de supervivencia que no podemos minimizar, por lo que requieren soluciones rápidas y viables.

 

Según datos de la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) 2018, apenas 63% de las empresas con hasta 2 empleados sobreviven el primer año; para el segundo la cifra se reduce a 43%. Las empresas con entre 3 y 5 empleados tienen un margen de supervivencia de 71% el primer año y 55% el segundo. Cuando el número de empleados va de 6 a 10 el primer año es superado por el 78% y para el segundo se mantiene el 67%.

 

Actualmente, por la situación descrita, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en abril se dieron de baja 6 mil 689 empresas, mientras que en mayo cerraron 3 mil 295. Para los datos de junio todo parece indicar que la pérdida de negocios continuará.

 

Después de un par de meses trabajando en condiciones adversas, la desaparición de muchas empresas es una consecuencia lógica que se debe revertir, pero ¿qué podemos hacer cuando la economía sigue a la baja?

 

Los datos al segundo trimestre de 2020 indican que el Producto Interno Bruto (PIB) de México registró una caída de 18.9% frente al mismo periodo de 2019, lo que representa la baja anual más alta desde 1981, año en que comenzaron los registros, según datos preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

 

Con base en cifras originales (sin ajuste estacional), la caída anual del PIB se debió a retrocesos del 26% en las actividades secundarias (minería, construcción, manufacturas), de 16% en las terciarias (comercio y servicios) y de 0.7% en las primarias (agricultura, pesca, ganadería). Ante este escenario, ¿qué sigue? Respecto a la permanencia de las empresas, las estimaciones indican que en los próximos meses se podrían perder hasta 250 mil negocios con su consecuente impacto en la pérdida de empleos.

 

Las Sofomes de Asofom queremos ser parte de la reactivación y ponemos a disposición del sector productivo, a través de los diferentes productos que manejamos, capital para financiar las actividades. Contamos con 20 mil millones de pesos para créditos a pequeñas y medianas empresas para dotarlas de liquidez. Seguimos trabajando con nuestros fondeadores para que, por nuestras sanas prácticas financieras que nos permiten tener estados financieros sólidos, podamos sumar más recursos para incrementar la oferta.

 

Creemos en las Pymes, las mismas Sofomes están en esta categoría, por lo tanto, atendemos los requerimientos con rapidez. Sabemos que una necesidad de liquidez no puede esperar y que tenemos que parar el índice de mortandad que lleva un ritmo acelerado.

Abrir chat