fbpx

¿Por qué las Sofomes se han colocado en una posición de liderazgo dentro de las IFNB?

Razones y consecuencias

Los cambios regulatorios de 2014 modificaron la interrelación de los participantes del sistema financiero. Provocaron una transformación que incluyó la depuración de algunas entidades como fue el caso de las Sofomes que pasaron de más a menos en cantidad, pero crecieron en calidad colocándose en un lugar de liderazgo dentro de la Instituciones Financieras No bancarias. ¿Sobre qué bases se dio este cambio? Cuatro situaciones están en la base.

Con la Reforma Financiera de enero de 2014 se modificaron diversos ordenamientos jurídicos y se emitió una nueva Ley para Regular las Agrupaciones Financieras. Entre los principales cambios  destacó el mayor número de facultades que se otorga a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para proteger a los usuarios de los servicios financieros; el fortalecimiento del Gobierno Corporativo en las instituciones financieras; el cambio de estatutos para agilizar y optimizar la dinámica de funcionamiento del mercado de valores; y la mayor apertura de crédito para estimular el crecimiento económico.

 

Estas disposiciones abarcaron a todos los participantes del Sistema Financiero, incluidas las Sofomes, ya que a partir de 2014 deberían cambiar su forma de operar, contar con controles más estrictos y tener cuidado en su formación y operación, aspectos que las llevaron a partir de esa época a ser menos en cantidad, pero cobrar fuerza por la calidad de sus servicios y ocupar un lugar importante dentro de las Instituciones Financieras No Bancarias del país.

 

A más de seis años de que se promulgó la Reforma Financiera, las Sofomes son reconocidas por su alcance aportación. Algunos de los elementos que las llevaron a esta posición tienen que ver con los cambios de 2014, entre los cuales se pueden mostrar las siguientes acciones y resultados:

 

  1. Ampliación de la regulación y supervisión para las Sofomes en los aspectos de entrada, registro, operación y supervisión. Esta medida ha permitido contar con un registro especial con efectos constitutivos para este tipo de entidades, propiciando un mayor orden en el sector.
  2. Obligación para que las Sofomes mantengan actualizada la información ante la Condusef y para proporcionar información de sus acreditados al menos a una Sociedad de Información Crediticia. Con este requerimiento se ha logrado transparencia y confianza; los demandantes de crédito confían en las Sofomes lo que ha hecho que la participación de estas entidades en el sistema financiero mexicano se vaya extendiendo.
  3. Clasificación de las Sofomes dependiendo de sus vínculos patrimoniales con entidades del sector de ahorro y crédito popular; con sociedades cooperativas de ahorro y préstamo; relacionadas con instituciones de crédito; y de los medios para fondear sus operaciones (si emiten deuda en el mercado de valores). Esta clasificación da seguridad y certeza de los alcances de las Sofomes tanto a los fondeadores como a los usuarios de sus servicios.
  4. Fortalecimiento de las facultades de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y del Banco de México para requerir información a las Sofomes para el adecuado desempeño de sus funciones. Con este cambio se apostó por las buenas prácticas; las Sofomes quedaron obligadas a entregar a la CNBV información respecto a medidas y procedimientos para prevenir el lavado de dinero en ellas y también a presentar un reporte de las operaciones relevantes que se dan dentro de la operatividad de estas empresas y registrar en su contabilidad cada una de las operaciones o actos que celebren con sus clientes o con otras instituciones financieras, lo que ha dado transparencia y con esta característica crecimiento.

Tener políticas de identificación y conocimiento del cliente; reportes de operaciones, manual de políticas de prevención de lavado de dinero, informe de auditoría; programa anual de capacitación de su personal; sistemas automatizados; y contar con un oficial de cumplimiento y un comité de control en materia antilavado ha sido resultado de los cambios de 2014 que han llevado a las Sofomes a tener una participación del 4% de los activos totales del sistema financiero y una participación del 3.5% den el PIB.

 

De julio del 2015 al 31 de mayo e 2019, la Condusef canceló el registro a 1,344 Sofomes ENR por no cumplir con la normativa que llegó con la implementación de la reforma financiera en el 2014. El número se ha incrementado debido a que algunas Sofomes no han renovado, en los plazos y términos establecidos, su dictamen técnico en materia de prevención de lavado y financiamiento al terrorismo que emite la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y que es necesario para tener su registro en orden ante la Condusef.

 

Estos datos solo son una muestra para avalar que las Sofoms pasaron de más a menos en cantidad, pero crecieron en calidad, colocándose en un lugar de liderazgo dentro de la IFNB con una cartera de crédito total de 547,806 millones de pesos y un índice de morosidad de 5.1%, según  los datos de la Condusef que tiene contabilizadas 1,652 Sofomes que han celebrado poco más de 6 millones de contratos de crédito con personas físicas y morales hasta julio de 2019.

Abrir chat