fbpx

Desde la Presidencia

Momento para las Sofomes

Oportunidades en un escenario determinado por la inversión, tasas de interés y liquidez

 

Estamos en un momento diferente, único. La inversión cae, las tasas de interés bajan y hay liquidez. ¿Qué representa esto para las Sofomes? En la Asofom creemos que es una oportunidad tanto para las Sofomes como para los fondeadores.

 

La caída de la inversión es crítica, la inversión se desplomó 37.1% anual en abril, la caída más importante desde octubre de 1995 cuando México atravesaba por una crisis sin precedentes. Por lo que toca a las tasas de interés, al 25 de junio pasado el Banco de México había bajado la tasa de interés de referencia a 5%, desde el 5.50%; esta fue la novena ocasión consecutiva que Banxico recortó su principal instrumento de política monetaria y la pone en su nivel más bajo desde septiembre de 2016, cuando la tasa se ubicó en 4.75%.

 

Respecto al financiamiento, en meses pasados el Banco de México puso en circulación alrededor de 750 mil millones de pesos para que haya liquidez; sin embargo, el acceso a los recursos que se irán soltando, dependiendo de la demanda de crédito y de los propios usuarios, no necesariamente es una opción viable para todo el sector productivo, debido a que México es un país sub bancarizado.

 

De acuerdo con Banxico, en el primer trimestre de 2020 el 36.5% de las empresas consultadas por la institución utilizó un crédito de la banca comercial, lo que implicó un aumento de 2.4 puntos porcentuales respecto al 34.1% reportado en el cuarto trimestre del año pasado, en tanto que el 75.9% de compañías sondeadas comentó haber recurrido a financiamiento por parte de sus proveedores, una baja de 10 puntos base respecto al 76% que dijo haber pedido créditos en este rubro en el cuarto trimestre de 2019.

 

Los resultados de la encuesta indican que las dos fuentes de financiamiento más utilizadas por las empresas son los proveedores y la banca comercial, pero hay una situación muy importante que contemplar: el porcentaje de empresas que utilizó nuevos créditos bancarios en el primer trimestre de 2020 fue de 24.2% vs. 25.1% en el trimestre previo y el porcentaje de empresas con hasta 100 empleados que señaló haber utilizado nuevos créditos bancarios fue de 12.7%, mientras que en el caso de las empresas de más de 100 empleados fue de 31.0% y de las empresas que solicitaron un crédito, 1.2% señaló que está en proceso de autorización (0.6 % en el trimestre anterior), 1.7% indicó que solicitó crédito y no fue autorizado, respecto del 1% de empresas que les negaron el financiamiento en el trimestre previo. A su vez, 0.6% de las empresas indicó que, aunque solicitó el crédito, lo rechazó por considerar que era muy caro; cabe mencionar que en el cuarto trimestre de 2019 la cifra fue de 0.2%.

 

Estos datos reflejan una realidad: se requieren recursos, vías y, sobre todo, condiciones, las cuales los solicitantes de financiamiento obtienen de las Sofomes. Por ello creemos que este momento, diferente y único, es una oportunidad tanto para las Sofomes como para los ahorradores.

 

Para las Sofomes porque son una fuente de financiamiento para que las micro y pequeñas empresas, así como personas físicas, puedan reactivarse y salir de la situación económica por la está atravesando el país al generar empleo y promover  la inclusión financiera, un objetivo que siempre hemos tenido en mente, dado que aunque la banca tenga recursos es sabido que no todas las empresas tiene acceso al sistema financiero bancario, por lo que han encontrado en las Sofomes una opción real para obtener su primer crédito en condiciones favorables, y con ello generar un historial crediticio que les beneficie con cualquier tipo de institución financiera.

 

Para los fondeadores, porque ante la baja en las tasas de interés, la figura de la Sofom representa una opción de inversión, ya sea a través del mercado de valores, la figura de crowdfunding o  de “friends and family”.

 

Las Sofomes de la Asofom están preparadas para recibir fondeo institucional; muchos de los miembros de Asofom han optado por la institucionalización a través del Programa Sofom Alta Calidad que tiene como finalidad guiar a las Sofomes en su proceso de institucionalización y transparencia para que, entre otras cosas, sean atractivas para los fondeadores y volteen a verlas, y así las Sofomes aumenten sus recursos y capacidades, y con ello las posibilidades de dar respuestas positivas los solicitantes de crédito.

 

Ante esta realidad en la que la inversión cae, las tasas de interés bajan y hay liquidez, las Sofomes son una opción para los fondeadores y una oportunidad para los solicitantes de crédito.

Abrir chat