fbpx

DESDE LA DIRECCIÓN

Sofomes en la Bolsa

Van por recursos para continuar financiando a sectores específicos de la economía

 

La diversificación de fuentes de fondeo es fundamental para las Sofomes; mientras más recursos tengan más posibilidades tendrán de cumplir con su función de otorgar crédito a segmentos donde la banca tradicional, por capacidad o interés, no ha llegado, lo cual es fundamental para la inclusión financiera y con esta para el desarrollo del país. De ahí que estas Instituciones Financieras No Bancarias busquen su institucionalización para acceder a los mercados de valores.

 

Desde el año 2016, la relación de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) con la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), ha sido constante y se ha consolidado mediante alianzas y colaboraciones. Este vínculo se ha dado porque las Sofomes han encontrado en la BMV los instrumentos adecuados y un acompañamiento preciso para acceder a fuentes alternativas de financiamiento.

 

La incursión de las Sofomes en el mercado de valores ha sido importante y destacada, y continuará siendo porque ya se tiene registros de su alcance, y ahora más posibilidades con la opción que surgió en 2018 al crearse la Bolsa Institucional de Valores de México (BIVA), que nació como resultado de la Reforma Financiera de 2014 con la finalidad de apoyar a las empresas y emprendedores mexicanos para que puedan crecer y desarrollarse.

 

La Asofom sabe de la importancia que tienen la BMV y BIVA para las Sofomes, por ello se ha abocado a establecer vínculos que contribuyan a que las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple tengan cabida. La Asofom ha establecido alianzas con las dos Bolsas y espera que la participación de sus asociadas aumente en presencia y financiamiento. A partir de lo que se ha logrado ya se tiene claro el camino.

 

En el periodo de 2017-2018, las Sofomes obtuvieron financiamiento por 201, 000 millones de pesos (mdp), incluyendo deuda a corto y largo plazo, lo cual, representó aproximadamente el 17% el monto total financiado en el mercado de valores. Además, dentro de dicho periodo, de las 28 nuevas empresas listadas en el mercado de deuda de la BMV, cinco fueron Sofomes. Esta participación y desempeño puso de manifiesto que el mercado de valores representa una oportunidad de financiamiento atractiva y con condiciones favorables para las entidades financieras no bancarias.

 

Tan es así que en diciembre de 2018 dos Sofomes, Soluciones Financieras Intencionales (SFI) y Proaktiva emitieron como fideicomitentes Certificados Bursátiles Fiduciarios. El objetivo de la emisión –de 292.9 millones de pesos representados por 2,929 certificados con un valor nominal de $100.00 (cien pesos) a un plazo aproximado de 48 meses– fue que estas Sofomes contaran con un instrumento que les permita diversificar sus líneas de fondeo, fortaleciendo su permanencia y estabilidad operativa y financiera.

 

Esta operación es muy importante debido a que es la primera emisión conjunta. Proaktiva y SFI son dos IFNB, independientes entre sí, dedicadas a atender las necesidades del sector agropecuario y agroindustrial en su región geográfica respectiva. La primera basa sus operaciones en Mexicali y zonas aledañas; y la segunda en Tamaulipas con un alcance regional en zonas cercanas a su matriz. La oferta de productos de ambas incluye créditos avíos, refaccionarios y líneas de crédito revolventes. Estas Sofomes no tienen relación comercial u operativa fuera de esta operación que fue muy importante al mostrarse como una opción viable para el conjunto de Sofomes, tanto que, al cierre del primer trimestre de 2019, las Sofomes ya contaban con 18 programas vigentes de deuda a corto y largo plazo, equivalentes a 89 mil millones de pesos, de los cuales, 78 mil millones correspondían a programas de deuda de corto plazo y 11 mil millones a programas de corto plazo.

 

A principios de 2019 la meta que se marcó para los siguientes dos años fue que una decena de Sofomes accederían a los mercados bursátiles para obtener recursos financieros hasta por 20 mil millones de pesos y que cada una de las empresas al acudir a los mercados tendrían operaciones por mil o 2 mil mdp cada una.

 

La presencia de las Sofomes en el mercado de valores es posible por la institucionalización de estas entidades financieras que han encontrado en la Asofom un vehículo viable para lograrlo: el Programa Sofom Alta Calidad, del que ya he hecho mención en otros espacios, que tiene como finalidad guiar a las Sofomes en su proceso de institucionalización y transparencia para que, entre otras cosas, los inversionistas volteen a verlas.  Cabe mencionar que de las 40 empresas que actualmente se encuentran dentro de la certificación de alta calidad, 90% tiene intenciones de participar en el mercado de valores, principalmente en deuda, pero hay algunas que están evaluando temas de capital.

 

La Asofom seguirá promoviendo convenios con la BMV y BIVA para crear sinergias que incentiven la participación de más Sofomes para contar con una mayor cantidad de recursos que les permita continuar financiando a sectores específicos de la economía.

Abrir chat